Archivo de la etiqueta: raciones

Impredecible Ateka

Va a ser cierto que ya no hay tanta crisis. Haberla “hayla”, pero al menos en determinados días de la semana, sobre todo del fin de semana, no es fácil encontrar mesa sobre todo si vas pensando en llenar el gaznate en los “sospechosos habituales”.

Sí, lo confesamos, no teníamos en nuestro punto de mira el Ateka (adivinad en qué zona de Santander está). Es decir, no era prioritario, aunque uno de nuestros peroleros nos puso sobre aviso en medio de la desesperación “¿por qué no probamos en el Ateka? Estuve hace poco y no os defradurará”.

Media entrada en su pequeño comedor, más comedor de bar que restaurante y bien surtido de motivos racinguistas como las tres camisetas junto a las que comimos.

El planteamiento fue el de ir a dos entrantes, un plato principal cada perolero, y por supuesto, catar los postres.

No os lo vais a creer, sí, pedimos unas croquetas (de jamón). Fueron una sorpresa al menos para quien escribe, que esperando las “típicas” formas se encontró con esta delicatessen alargada, con delicado rebozado, fritura en su punto y suave y deliciosa bechamel.

Si quieres unas croquetonas potentes, vale, no esperas esto. Si quieres unas croquetas más light pero muy bien hechas, debes probarlas.

Croquetas Ateka

Siguiente estación, mejillones en su salsa. Otro clásico.

Mejillones Ateka

Y sí, tenemos que admitir que nos gustaron bastante.

IMG_20160430_151611

El único pero (por poner uno) es que tuvimos que pedir ex profeso una bandeja de pan, que rápidamente inundó de “barquitos” el plato hasta dejarlo como veis sobre estas líneas. Esto sí que es un Mundial de Vela y no… Bueno, sigamos.

Entrando ya en los platos principales uno de los peroleros, enfrascado en una tardía y poco fructífera operación bikini, optó por una ensalada templada de gulas. Realmente fue un plato que no emocionó al fallido proyecto de chulito de playa.  “Comer ensalada para esto”, debió pensar. Bien, no podemos decir nada malo de los ingredientes, la ensalada efectivamente estaba templada pero el conjunto no nos dijo nada especial. Es un plato al que le falta “algo”.

Ensalada de Gulas

Probamos unos espárragos rellenos de jamón gratinados, que tenían un calibre grande, no cómo el revolver de Harry “el sucio”, pero suficiente para poder comerlo en formato de plato único.  La bechamel no estaba quemada, y el jamón combinado con el espárrago resultaban una buena combinación en boca.

Esparragos_ateka

En los postres, la tradicional “tarta de queso” para bajar el peso calórico de la comida estaba bastante sosa y sin gracia, con dos chorrazos de sirope de fresa. No merecía ni la vuelta al ruedo. Silencio entre el respetable.

Tarta_queso_ateka

Os acordáis del de la operación bikini. Pues se pidió una cuajada el chaval. Así que no esperéis una gran parrafada. Una cuajada que sabía a cuajada. Pedimos cuajada y nos dieron cuajada.  Y sí, os lo voy a contar, solamente probé una vez una cuajada casera (esta también lo era) que realmente me pareció algo especial. Era en Unquera y la hacía la suegra del dueño de un restaurante a pie de carretera. Pero eso es otra historia.

Cuajada

Os dejamos su web y Facebook.

Dirección:  Calle repuente N°13, 39012 Santander

Cantidad: Suficiente.
Calidad: Correcta tirando a bien.
Presentación: Irregular. 
Servicio: Eficiente y servicial.
Precio: Ajustado.

 

Anuncios

Papanao: En este contenedor hay buena mercancia.

Santander se encuentra en invierno con su “día de la marmota” particular: ciclogénesis explosivas, proyectos fantasma que podrán a la ciudad en la vanguardia internacional, discusiones sobre si hay que soltar pasta al racing o la crisis de la hostelería hasta que llegue el buen tiempo y semana santa. Bueno, este año, sobre el aspecto meteorológico podríamos discutirlo, pero en general parece que por el número de amaneceres soleados del Padre Mariano y del Tomavistas, estadísticamente ha hecho mucho mejor que otros años.

Este buen tiempo anima también a frecuentar los bares, y además ahora un poco menos llenos después del “tsunami” navideño. Todos hemos comenzado la dieta que cómo jubileo lebaniego (en 2017 hablaremos de ello, todo sea por pillar subvención) nos perdone nuestros pecados de gula pasados. Así que nos lanzamos a la calle y estuvimos en un local que precisamente, durante las pasadas fiestas estuvo a reventar entre benjamines de cava y raciones de rabas. Se llama “Papanao”, y desconocemos el origen del nombre, aunque suponemos que no tenga relación ni con antiguos locales “explosivos” ni con horrorosos estribillos (y lo sabes) que se pusieron de moda por cantantes en su senectud.

Es un local nuevo, en pleno centro y desde fuera se ve la intención de ofrecer que quieren ser algo diferente a lo que hay alrededor: su fachadas representa varios contenedores de puerto apilados. Así no hay motivo para no localizarlo. Fuimos sin reserva y rápidamente nos encontraron hueco (igual que la mierda de Guipúzcoa en el vertedero de Meruelo) para poder cenar.

Su carta está compuesta por raciones y algún plato para compartir pero es corta y concreta. Al ser 3 personas para cenar preferimos pedir medias raciones para poder probar un poco de todo y así ver cómo se manejan en cocina. Avisamos sobre el tamaño de la ración porque realmente eran grandes y así tenéis cuidado al elegir; no vaya a ser que tengáis que pedir un tupper al final de la cena y esto no es la casa de vuestra madre.

Comenzamos con uno de los platos por antonomasia para empezar una cena: el pudding de cabracho.  Pobre pez, siempre destinado a ser triturado para untarlo.  Abocado a su exterminio, como un congreso de UPyD. Normalmente no hay mucha complicación en elaborarlo, y el personal no le presta ni la más mínima atención: a engullirlo. En el caso de “Papanao” resalta su textura, punto justo para el unte en el pan pero sin ser papilla, consistente, sabor más fuerte que la media y con una mayonesa casera de rechupete. Sorpresa entre los peroleros por este buen plato.

Papanao_cabracho

Vamos a por la segunda media ración: rejos. Aunque en la carta informaba de rabas de calamar, el camarero, muy atento, nos informó que sería esta variedad la que serviría. Y fue un acierto. Un rejo “triscón”, con una fritura crujiente, nada grasienta, y como complemento un pequeño bol con ali-oli. Esta combinación está empezando a ser más frecuente de los habitual. Parece que ya no quedan suficientes rodajas de limón para los Giin-Tocnics y hay que redistribuir la producción. Aún así, estos rejos estaban de vicio.

Papanao_rejos

Y ahora, señoras y señores, viene la prueba de verdad: las croquetas. Pedimos las de jamón, las más clasicas. Presentada sobre una cama de patatas paja que aportaban menos que una comida de fraternidad en Podemos Cantabria, las croquetas estaban buenas. No llegan al punto de premio propio de nuestro blog y seguramente, de otros galardones que se han repartido sobre la masa de bechamel empanada (tranquilos que también iremos a hacer nuestra cata) pero cumplen y con nota. Además del minipunto a favor del regusto a nuez moscada. Un arte el de hacer croquetas que parece que si saben hacer en Papanao.

Papanao_croquetas

El plato principal y fin de la cena fue su solomillo a la plancha. Media ración acompañada de patatas fritas caseras y pimientos hechos también en la sarten. Aunque se les pasó pedir el punto en el que queriamos la carne, lo que nos ofrecieron estaba bastante bueno. La carne estuvo bien elaborada y sazonada. La guarnición también fue un acierto y estaba sabroso.

Papanao_solomillo

En definitiva, salimos del bar más contentos que Rita Barberá cuando se enteró que es aforada. El local es apetecible, las raciones son grandes y generosas, el servicio que nos atendió y colaborador, y la comida que se ofreció estaba bastante buena. El precio fue más barato que lo que esperamos aunque no pedimos postre (el elemento que infla las facturas más que un Palma Summit) y las bebidas no fueron de categoría premium.  Papanao ha entrado y muy fuerte en la guía “vamos a tomar unos vinos” de esta ciudad.

Os dejamos su Facebook e instagram.

Dirección: Hernán Cortés, 22. Santander

Cantidad: Sus medias raciones en otros bares son completas. 
Calidad: Muy bien. Ingredientes y elaboración de alto copete.
Presentación: más cuidada que un reportaje fotográfico del ¡Hola!
Servicio: Simpáticos y colaboradores. Con ganas de hacerlo bien.
Precio: 12 €/persona con dos copas de vino, una cerveza y agua. Atractivo para comer bien.

La Oliva: La dificultad de las elaboraciones sencillas

El mandamiento que siempre nos ha gustado más es el de “Santificarás las fiestas” y por ello celebramos recientemente el patrón de Astillero, San José (el padre que nunca lo fue), acudiendo a un restaurante de este municipio llamado “La Oliva” en la antigua carretera nacional. Fuimos a cenar y probar su especialidad, las sartenes de huevos fritos, una receta que viene del antiguo restaurante que llevaron (La Vegana) y que siguen ofreciendo con una variedad de complementos mucho más amplia que la lista de sectores de “Podemos”.

Antes de acudir al plato principal con la voracidad que nos caracteriza, pedimos un par de entrantes para ver cómo andaban en el resto de opciones que ofrecían en una carta muy amplia. Sorprendente en estos tiempos de reducir el abanico de opciones al comensal y sólo presentar una hoja cómo carta que “La Oliva” ofrezca bastantes secciones de picoteo y platos principales. Sin embargo, el diseño de la misma no lo hace parecer una guía telefónica de la posguerra ni el último guión completo de la trilogía de ” El Hobbit”.

Solicitamos la ración de croquetas caseras (en otro giro inesperado de nuestro blog) y setas a la plancha. La ración de croquetas era variada, con rellenos de distintos sabores. Probamos la croqueta de bacalao (“It’s vigilia time”), la de morcilla y la de carne de cocido. Las tres bien fritas, bechamel suave y sabores fuertes. En cada una de ellas podías distinguir al primer mordisco cual estabas comiendo. A destacar las de morcilla que en nuestra opinión eran una delicia comprimida de los productos de la matanza (“Vigilia what?”).

Croquetas_la_oliva

A continuación, llegó a nuestra mesa la ración de setas a la plancha. Una parrillada en condiciones, con las setas condimentadas con el ajo y perejil que alegran el plato. Textura buena, sabor supremo y de regalo esa grasilla para mojar el pan que sabes que en la dieta que te ha dado tu nutricionista de cabecera (¿quien no tiene hoy en día un dietista, un “coach” y un “personal trainer”?) es objeto de delito penado con 3 días a verduras. Pero no estamos en tiempo de amarguras, que ya nos lo dice el gobierno que va todo bien. Así que a gastar miga en el plato cómo si no hubiese mañana…que tirar de tupper de nuestras madres.

setas_la_oliva

Y llegamos al plato estrella: los huevos fritos con patatas y lo que surja. En este caso, pedimos la ración de “Huevos al Picón” y “Huevos con Foie”. En ambos casos, el camarero llegó, nos sirvió los platos, y en un ejercicio de interpretación que inspiró al mismísimo Tim Burton para su escena de la poda en “Eduardo Manostijeras”, llegó con un cuchillo y un tenedor y nos partió los huevos delante nuestro para mezclar todos los ingredientes.  Los huevos al picón, mezcla arriesgada donde las haya: Llevaban gulas y queso picón en cantidades similares. Estábamos indecisos por conocer si esta coalición extrema de campo y “mar” (que os vamos a contar de las gulas que no sepáis…) llegarían con éxito a nuestros estómagos. Y por mayoría absoluta nos encantó. El queso se funde con el calor de la sartén y hace una salsa con la yema del huevo frito en las patatas que es soberbia. Qué desgracia es ver con resignación que el plato se ha acabado y que no queda más para comer. Si, nos sentíamos mas desangelados que los astrónomos del IFCA esperando el próximo acontecimiento planetario (no otro mundial de vela) porque ya no había nada que untar.

huevos_picon_La_Oliva

Después, tras el buen sabor de boca de la primera ración de huevos, llegó la segunda y más conocida: los huevos con foie. Por segunda vez, el camarero se puso a cortar el plato cómo Llongeras desplumaba a sus modelos. Zas, zas, zas. El florecer de la yema del huevo volvía a impregnar todo el plato. Una guarrindogada, si, pero que estaba cojonuda. El foie le da una untuosidad a un plato básico con unas buenas patatas fritas. Además aquí ya llegamos casi al final de nuestra estación en le recorrido por La Oliva. Estamos a punto de reventar.

huevos_rotos_la_oliva

Pero nosotros no nos rendimos y quisimos rematar nuestra opípara cena con unos postres para bajar el festín de grasa que nos habíamos pegado a gusto. Probamos el helado de vainilla con Pedro Ximenez y la mousse de chocolate. Postres fríos, digestivos, y en el caso del helado de buen tamaño, en el que de los 4 comensales 3 podrían comer bastante. Si, podemos afirmar que en este último caso la ecuación “pareja que pide postre uno sólo pero traéme una cucharilla para mi novio/a” no deja una sensación en el estómago de vacío unos de los dos componentes de la relación. En La Oliva no acabarán en divorcio las relaciones por una cucharilla de menos. La mousse estaba bien montada y fría. Igual sobraba el “chorretón” de nata montada, pero para gustos están los colores y las encuestas electorales de los periódicos.

postres_la_oliva

En resumen, esta cena de platos sencillos, pero con buenos ingredientes y cocinados de forma notable, junto a dos botellas de agua, copa de vino y copa de cerveza, salió a 15 euros por persona en una mesa de 4 clientes. A este precio tan bueno, en un comedor muy bien decorado y con un servicio excelente, creo que no sólo visitaremos “La Oliva” por fiestas. Es más, estamos pensando celebrar con más frecuencia el día del señor, o mejor la víspera del Domingo, no sea que nos pille en casa y tengamos que ver “La sexta noche” en la televisión cómo expiación a nuestros pecados.

Os dejamos su Facebook.

Dirección: Calle La Prosperidad 2, El Astillero (Cantabria).

Cantidad: Bien. No es a reventar los platos, pero quedas satisfecho. 
Calidad: Buena mano para hacer cosas sencillas.
Presentación: No estamos en un museo. Así que ni te vas a dar cuenta.
Servicio: Cómo los buenos árbitros de fútbol, su presencia no se notó. Muy bien.
Precio: Barato. Con postre y sin botella de vino salió por menos de 15€.

El Bosque, ¿encantado?

Por casualidad habíamos oído hablar de la apertura de  un pequeño restaurante en la frontera entre Solares y Hoznayo y decimos acercarnos. El local, llamado El Bosque, se encuentra en la carretera general junto a un antiguo bar conocido por su actividad nocturna… Su propuesta parte de una carta corta y sencilla, compuesta de raciones y  un plato de cuchara a elegir.

Como somos de probar un poco de todo, en eso nos parecemos a Jorge Verstrynge o a cualquier candidato de Ciudadanos, nos decidimos por empezar por unas raciones para luego dar el salto a algo más contundente; un arroz negro.

De las raciones lo primero en llegar fue un lacón con pimentón. El lacón estaba bueno a pesar de estar cortado en lonchas finas. Una pena que en un plato como este se haya perdido el corte a cuchillo como ya comprobamos también en nuestro paso por el Casimira.

lacon_el_bosque

Simultáneamente al lacón llego un jamón serrano que resultó estar bastante bien. Una ración generosa y bastante sabrosa.

jamon_serrano_el_bosque

Para ir aumentando el grado de consitencia progresivamente, lo siguiente en aterrizar en nuestra mesa fue la morcilla. La morcilla estaba realmente buena. Bien frita y poco grasienta venia acompañada además de unos pimientos rojos asados cortados en tiras y una cebolla bien pochada.

morcilla_el_bosque

Para cerrar la ronda de raciones llegaron las croquetas, sin ellas la comida es como un Al bano sin Romina, y unos jalapeños rellenos. Las croquetas son el punto a mejorar, y los jalapeños (se piden por unidad) vienen rellenos de mahonesa y bonito.

croqueta_jalapeño_elbosque

Ya sólo con esta ración de “starters”, como los llama un buen amigo del Perolo, quedamos bastante contentos con el sabor y satisfechos con el tamaño de las raciones, pero lo bueno aún estaba por llegar…

arroz_negro_el_bosque

El arroz negro estaba estupendo. Una ración generosa que no tenía nada que envidiar a ninguno de los referentes arrociles de la región y que hubiese sido perfecta con el acompañamiento de un alioli. El arroz negro es como esa chica que nunca sale favorecida en las fotos pero que está buenísima.

Para cerrar el homenaje llegaron los postres, una serie de tartas estupendas de las que no pude hacer fotos al quedarnos sin batería.

Al final de la comida siempre entre los peroleros vienen nuestras apuestas de a cuanto va a salir el homenaje… nadie acertó. El Bosque cumple la regla de las 3 bes; bueno, bonito y barato.

Señalar además que cuenta con un jardín que le puede convertir en un sitio estupendo para ir con niños en cuanto llegue el buen tiempo.

Os dejamos mapa para que sepáis como llegar.

Dirección: Lugar Barrio Alto del Bosque, 4. El Bosque

Cantidad: Raciones generosas, especialmente el plato de cuchara.
Calidad: Cumple las 3 "B's"
Presentación: La propia de un restaurante de pueblo. Correcta y sin pretensiones.
Servicio: Ágil y muy majos.
Precio: Un paraíso. 12€ por cabeza

Bar Cantabria: A más, a más; a menos, a menos.

Era un fin de semana post-navidad en el que la afluencia a los bares y locales había disminuido (el invierno parece que llega más triste que nunca) y moverse por la ciudad ya era más cómodo que durante las semanas previas. Por ello, decidimos quedarnos en el centro, y de improviso poder picar algo rápido y barato, ya que andamos a final de mes y no era plan de sacar la tarjeta “Black”, que luego en unos meses te lo saca el diario.es y no es plan de presumir (qué hijos de…).

Al final, de improviso ,ya que no teníamos reserva previa, fuimos cómo los zombies de “The Walking Dead” buscando un sitio para una mesa de 7. Al final paramos en el mesón “Cantabria”, en pleno Río de la Pila, un bar muy popular por su carta de raciones de cocina tradicional española. El lugar no tiene desperdicio, por su jamones colgados, por ese azulejado “typical spanish”, su barra llena de pinchos, etc. Así que nos lanzamos a probar su carta. A destacar que el servicio se sacó una mesa de la manga para poder servirnos. Punto a favor.

Cómo era una cena de picoteo y tampoco queríamos salir a reventar, pedimos las raciones más tradicionales del lugar: Cecina, rabas, croquetas variadas y una tabla de quesos para cerrar la comanda. Todo ello regado por una sangría bastante buena para mitigar el calor del local (lleno hasta la bandera).

La cecina fue lo primero que nos sirvieron. Habíamos oído que era bastante buena e incluso te la podías llevar para casa, cual charcutería de barrio. Lo que nos sirvieron no tenía nada que ver. Era un embutido bastante más seco de lo que pensábamos y a pesar del chorro de aceite, se hacía duro al masticar. Esperábamos más.

IMG_4130[1]

A continuación llegaron las rabas de calamar, con su rodaja de limón que no se echó (no cometimos sacrilegio) en un plato bastante abundante. Nos gustaron, la fritura era la justa y la raba era buena y triscante, pero sin llegar a modo “chicle”. En la carta esta era la ración más cara de las rabas. Pagamos la calidad.

Rabas_bar_Cantabria

Y llegó el momento “el perolo”: las croquetas. En este caso de jamón y queso picón. Abundantes raciones, las croquetas eran de un tamaño respetable, pero la calidad era normalita. No llegaban al estilo congelado, pero la bechamel podría valer para levantar paredes de Pladur. Sabor fuerte las de Picón (cómo debe ser), las de jamón más bien normales. En general está ración se fue del “ruedo” con “división de opiniones y silencio” del respetable.

croquetas_bar_cantabria

Para finalizar, la tabla de queso a modo de postre. Había varios tipos, desde el fresco con membrillo, pasando por el curado y el picón. Ninguno de ellos pasará a la gloria del olimpo quesero. Tras probarlo, creemos que es una opción a no repetir. No te aporta nada a la cena.

Quesos_ bar_cantbria

El resultado final fue barato, pero acorde al nivel que probamos. Su cocina no es para echar cohetes precisamente y seguramente nosotros creemos que con un punto más de calidad de sus platos sería una opción excelente para cenar. De momento, no estará entre nuestras prioridades. Esperamos más en el futuro.

Dirección: Calle Río de la Pila, 10. Santander.

 Su google+

Cantidad: Abundante, su raciones dan para comer 5 o 6 personas.
Calidad: Aprobado raspado
Presentación: Decente, si. Apetitosa, no.
Servicio: Muy bien. Nos buscaron mesa y estuvieron pendientes. 
Precio: 14 €/persona. Asequible para todos los bolsillos.

El Solórzano: volver, volver,… o no.

Para nosotros el vermú dominical en El Solórzano era nuestra forma de santificar las fiestas, siempre acompañadas de unos estupendos mejillones en salsa  y unas rabas notables. Pero un día reformaron el local y debieron quitar la cocina porque los mejillones perdieron la gracia y las rabas eran dignas de la Bridgestone. Adiós, un placer habernos conocido.

Pero, recientemente, unos simpáticos pajarillos nos chivaron que, en su última vista, este clásico parecía haber recuperado el pulso. Se imponía una visita por parte de El Perolo y decidimos que lo mejor serían unas raciones variadas para cenar, y así volver, volver, volver, a su carta otra vez… que diría Chavela.

Abrimos fuego con un pudding de puerros y gambas. Para nuestro desconcierto, nos llegó algo caliente a la mesa, lo cual hacía que estuviese poco asentado y homogéneo. Bastante soso, únicamente con sabor a puerro, potenciado por una salsílla verde que, entendemos, procedía de los tallos del puerro. La gamba, o al menos su sabor, desaparecida en combate. Desde luego, no le encontramos la gracia a un pudding tan insípido.

Pudding de gambas y puerros
Pudding de gambas y puerros

Seguimos con algo más clásico que la colección Austral, y así llegaron las rabas. La ración, queridos, es la que ven en la foto, ni una raba más ni una menos, y se hace realmente escasa, especialmente en relación a su precio (11 €… sí, ONCE EURAZOS, y no ponía la carta que fueran de calamar fresquísimo, magano o similar). No estaban mal -buena fritura, nada duras ni chiclosas- pero desde luego no para volverse locos en cuanto a su sabor y calidad.  Por ese precio hemos probado las soberbias de La Solana, y su estrella Michelín, que sacan un par de cuerpos de ventaja a estas.

La ración de rabas intactas
La ración de rabas intactas

Con las rabas llegaron las croquetas y estas tampoco despertaron en nosotros lagrimas de emoción como cada vez que nuestras madres ven Memorias de África. Correctas, nada más: poquito sabor a carne y demasiado a nuez moscada; bien fritas, pero demasiado grandes.

croquetas-el-solorzano

El siguiente palo que tocamos fue puramente autóctono, una ración de queso Divirín fundido. Un estupendo queso de La Jarandilla que, en crudo, nos había fascinado por su pasta blanda e intensa. No sabemos si es que se les fue la mano con el calentado, pero en aquél plato que nos trajeron se había fundido hasta la mohosa corteza del queso. Acompañado de una confitura de tomate y tostaditas de pan  resultó realmente sabroso, hasta el punto de que el más pantagruelico de los peroleros acabó con la corteza,  ante las dudas generales sobre si ese proceder era el adecuado y recomendable.

queso-divirin-solorzano

Por último, cerró el desfile una morcilla correctamente frita, adornada de cebolla caramelizada. Corriente, sin nada especial, hasta el punto que juraríamos que era de algunas de las marcas más habituales de los lineales de los supermercados. La cebolla, aburrida (¡oh! ojalá hubiesen arriesgado y hubiesen acompañado esta de la confitura de tomate, tendría su gracia).

morcilla-el-solorzano

Para el postre, nos aferramos a nuestros clásicos y tiramos por la tarta de queso y una torrija de brioche. La tarta, en la tónica de la noche, aprobaba, pero su textura, un tanto arenosa, y una base discreta la alejan de nuestras favoritas. La torrija no era torrija, puesta que esta se supone que es una rebanada empapada, no un bloque poroso que, a mayor abundamiento, sabía demasiado al requemado del caramelo.

tarta-queso-el-solorzano

torrija-brioche-solorzano

Conclusión: el Solórzano parece salir de las catacumbas, pero aprueba, y gracias. Nada realmente memorable, todo a falta de un punto para ser realmente bueno. Y la competencia es feroz en las noches de raciones santanderinas.

Cantidad: normal, tirando a escasa (especialmente las rabas)
Calidad: Aprobado. Y poco más
Presentación: Normal, sin mayor complicación
Servicio: Excesivamente amable y de colegueo.
Precio: unos 15€ por cabeza, vinos incluídos.

Cadelo: El manantial del Río

Estamos ante una nueva generación de negocios de hostelería en el que la cocina bien elaborada, con una presentación impecable y un precio económico están empezando a despuntar entre el mundillo local. Si hace unos meses lo comprobamos en La Taberna del herrero ahora podemos ratificar el mismo caso con el restaurante Cadelo, en pleno centro del Río de la Pila.

Un local muy coqueto, tamaño “Pin y Pon”, pero muy bien aprovechado, sin decoraciones estridentes, donde priman la sencillez y el buen gusto (esta última frase la hemos cogido del cajón de clichés de las revistas de decoración). El inconveniente es que hay muy pocas mesas y por ello o se reserva o en fin de semana es casi imposible coger sitio. Pero todo tiene una alternativa: sus platos también se pueden degustar en barra si uno lo desea.

La carta puede que sea algo corta, pero se agradece para indecisos cómo nosotros.  Además en una línea explican en que consiste cada ración; todo un éxito en una ciudad en el que para explicar una clase olímpica de vela se necesita un suplemento de varias páginas.

Carta_Cadelo

Empezamos con el test “made in Perolo”: las croquetas. En Cadelo son de queso de oveja. Pura suavidad, bolas del tamaño de pelotas de golf, correctamente fritas, atrapando una  bechamel estaba muy bien hecha y fluida. Daban ganas de comerse el plato entero.

croquetas_cadelo

Para poder soportar el calor del espacio (a pesar de los ventiladores, y aunque no tomes vino, puedes ir un poco cocido) pedimos la ensalada de tomatitos con queso feta.  Si, en la carta viene mozarella pero el camarero nos informó de esta cambio. Y parece que el chef acertó mejor con las sustituciones que Orenga en el Mundobasket. Muy bueno el aliño  y los tomatitos de muy buena calidad. Pura huerta, con un sabor fresco.

tomtatitos_cadelo

A continuación, seguimos con ruta hortelana de la cena. Nos sirvieron espárragos trigueros  a la plancha con salsa Romesco y un ravioli (relájate Ferran Adriá) de jamón serrano relleno de una yema de huevo. Bendito plato, aunque nos suene que parte de la idea viene del otro restaurante que hemos reseñado más arriba, estaba muy bueno. La idea del ravioli es extraordinaria (recomendamos romperlo sobre el resto del plato) y los espárragos, “ternascos”, cómo los competidores del mundial. Una combinación ganadora, sin duda, entre el sabor del Romesco, la textura crujiente y tierna de los trigueros y la sorpresa del ravioli.

Esparagos_cadelo

Y llegamos al plato “picante” de la noche. Las alitas de pollo al estilo coreano. Suponemos que lo de ponerle este adjetivo es porque son las que se come el señor Kim Jong-Un a paladas en su palacio. Estaban deliciosas. ¿Pican bastante? Si, por supuesto. Aun así, ese “pringue” que llevaban estaba para chuparse los dedos, cómo algún comensal de nuestra mesa le hubiese apetecido, porque, queridos lectores, un plato así -si fueramos gastrocanaperos diríamos “canalla”- hay que gozarlo con las manos.

Alitas_cadelo

Cómo estábamos muy a gusto y en racha, solicitamos para acabar,  a falta de uno, dos postres: la tarta de queso y los dados de sandía con sangría. El camarero nos anunció que aquello era “el Ferrari de las tartas de queso”, así que quedamos expectantes ante tal farol. Y es que podía tirárselo, porque la mano de Cadelo es de escalera de color aquí: se nos agotan los calificativos con la tarta de queso. Perdónarnos la expresión, pero fue un orgasmo en la mesa sin usar los órganos reproductivos. La tarta estaba explosiva. Una autentica delicia. Sobre la sandía, presentación muy fresca sobre el hielo. Un buen antídoto contra el picante de las alitas que habiamos probado antes.

postres_cadelo

En fin, resultado muy alto de toda la comida; el servicio a pesar del poco espacio y de la cantidad de clientes, supo llevar las comandas muy bien, y las cantidades dan para una cena completa. El sitio ,en pleno centro, es perfecto para seguir la noche “toledana”.

Así que ya sabéis, para matar el sincio de cenar bien a un precio que de momento (y ojalá siga así) es para repetir y volver a repetir, y repetir de nuevo…

Os dejamos su Instagram, Twitter y Facebook.

Dirección: Río de la Pila, 18. Santander.

Cantidad: Cada ración da para que 4 personas prueben.
Calidad: De cine. Les tendrían que dar un Oscar.
Servicio: A pesar del poco espacio, se mueven bien.
Precio: Miraras la cuenta dos veces para ver si está todo correcto. Barato. 16 €/persona, incluyendo vino.