Archivo de la etiqueta: niños

Pico Paloma

Encontrar un lugar en el que compaginar familia y comida se ha convertido en una búsqueda tan desesperada como la del PP de aliados para mantener alcaldías.  Alguno de vosotros nos habéis sugerido algún post de “restaurante familiar” y es por ello que hemos estado en Pico Paloma.

Pico Paloma es un bar/restaurante muy conocido por sus especialidades en cachón. Está situado justo enfrente de la entrada principal del Club Parayas en la zona del Alto de Maliaño. Las vistas desde este punto son espectaculares, todo Santander y por supuesto el aeropuerto. Si hubiese nevado, hubiésemos visto hasta un pene dibujado sobre las pistas. Dispone de comedores interiores y una amplísima terraza con jardines para que los enanos corran y nos dejen tranquilos un ratito… “Keep calm and drink beer”

Zona de juego para niños
Zona de juego para niños

Mucha gente de los alrededores se congrega al son de las medias de Mahou y las raciones de rabas, pero lo que nos importa hoy es el menú de fin de semana que por 15 euros promete sensaciones fuertes. Los platos varían cada semana y tiene un punto de innovación interesante. Esta vez, ya acomodados, nos disponemos a darle matarile al dueto con unas buenas medias en la mano.

Alubias con cachón y almejas, muy buenas de sabor, con el cachón en su punto justo de cocción y trabada la salsa. Nos gustó mucho.

Alubias_con_cachon

El otro primero fue una ensalada de aguacate y bacalao, la mar de ilustrada, con un buen mezclum, tomates secos, aguacate, queso fresco, cebolla frita y abundante salsa de mostaza y miel. Una ensalada diferente que entra de maravilla.

ensalada_aguacate

De segundos elegimos una merluza en salsa. Ésta resultó ser una buena tajada de merluza, fresca y en su punto, acompañada de una base de patatas panadera y una rica salsa de marisco que pedía a gritos rebañamiento a muerte.

merluza_en_salsa

El otro segundo fue el pinchazo del día. Sobre el papel pintaba bien, pero las chuletillas de lechal estaban cortadas a machete y el lechal debía ser del tamaño de un dinosaurio de la nueva entrega de Parque Jurásico. Lo acompañaban unas patatas panaderas con setas, buenas pero pelín grasientas. Mal.

chuletilla_lechal

Postres caseros de buen nivel, sólo dio tiempo a sacar la foto a una tarta de queso, fresca, individual que estaba de rechupete. Cafés aparte y GT´s a 4 euros bien preparados hacen que la tarde se alargue hasta la hora de la merienda. Y todo por 15€, perfecto para padres en apuros.

tarta_queso

También hemos disfrutado de una menú arrocero con dos entrantes y un arroz en paella francamente bueno. Ronda los 20€.

Una vez más salimos airosos en la búsqueda de un templo perolero para todos los públicos. Jardín para dejar a los enanos a su aire, buena y abundante comida, sobremesas interminables repletas de copazos y una cuenta ajustada. Si a esto le sumamos un servicio amable y eficiente podemos cantar bingo sin dudarlo.

Os dejamos su FB por si queréis echar un ojo.

Dirección: Avenida Parayas, 69, 39600. Maliaño.

Cantidad: Raciones amplias, tanto en los menús como en las cartas.
Calidad: Mejor de lo que te esperas por el precio que se paga.
Presentación: Se esmeran mucho aunque pecan de usar miles de semillas de amapola, ajónjoli o centeno.
Servicio: Rápido, eficiente y simpatico.
Precio: Menús de 15 o 20€, compensan por la tranquilidad de los niños.

Anuncios

Si tienes niños el Arnia Lounge Bar es tu local

Hace un par de fines de semana amaneció un día primaveral, y no se nos ocurrió mejor plan, que ir a dar un paseo por la playa de Liencres para luego poder seguir la recomendación de @Kioskero y probar las rabas del Arnia Lounge Bar. Así que salimos de Santander dispuestos a disfrutar del domingo.

A las 2 de la tarde nos acercamos a la Arnia, una pueblo costero de Cantabria con una zona acantilada y un paisaje espectacular, para probar la cocina del Arnia Lounge Bar.

Situado frente al Cazurro, lugar de reunión del hipsterismo cántabro, y con un nombre confuso, cuenta con aparcamiento propio siempre que pagues 1 €. El local es una casona de dos plantas que cuenta con una zona interior de restaurante, terraza y un jardín amplio con juguetes e hinchables para niños. Rápidamente nos instalamos en la zona de jardín para dejar a las fieras en libertad y poder disfrutar tranquilamente de una cervecita y algo de picar. El único inconveniente del jardin es que no te sirven los camareros y debes ir a pelear a la barra, digno de un cotillón de nochevieja, y bajarte tú el pedido.

Una vez situados nos acercamos a la barra a pedir. Cuenta con una carta amplia de la que seleccionamos unas croquetas, plato test de este blog y un imprescindible si hay niños en la ecuación, unos rejos, recomendadas por Kioskero, y una fritura de pescado, todo ello regado de un cubo de 5 medias por sólo 6 €, una oferta a la que un perolista nunca puede rechazar.

Tras una larga espera, posiblemente marcada por su reciente inauguración, nos sentamos en la terracita ya con nuestras raciones y nuestro cubo de cervezas para pasar una agradable tarde de sol.

Lo primero que probamos fueron los rejos mientras los niños se abalanzaban a por las croquetas.

rabas-la-arnia-lounge

Bien fritos, acompañados de cebolla y pimiento verde puestos en una especie de tempura, están bastante bien. La ración es generosa y de buena calidad, aunque el elemento superfluo de la cebolla y el pimiento siempre lo hemos visto como una forma de ahorrar en lo importante, los rejos.

Lo siguiente que probamos fue la fritura de pescado.

fritura-pescado-la-arnia-lounge

La ración sin ser del tamaño de la de los rejos estaba bien de tamaño. La fritura consistente en unos langostinos pequeños y un pescado por definir puesto en adobo al estilo del cazón típico de la zona de Cadiz. El adobo estaba muy bien hecho lo que resaltaba el sabor del pescado y los langostinos sin ser un lujo estaban bastante decentes.

Por último pudimos probar alguna croqueta, como sabéis un referente a la hora de medir la calidad de un restaurante en este blog.

croquetas-la-arnia-lounge

Tenemos que decir que las croquetas estaban muy bien, más si comparamos con nuestra última cata en Casa Sampedro. Una bechamel fina y con sabor a la que no pondría pegas ni el mayor pureta de las croquetas.

Para terminar nos pedimos unos helados prefabricados y subimos a que los niños jugasen en la zona interior tipo guardería que tienen.

zona-juegos-la-arnia-lounge

Cantidad: raciones de buen tamaño
Calidad: con relación al precio, buena
Presentación: de batalla
Servicio: desbordado
Precio:sobre 10€ por persona.

 Dirección: Playa de la Arnía, Liencres