Archivo de la etiqueta: café

Navajeda Sport’s Tavern: Alta tensión

Hemos vuelto en Octubre 2015 y nuestra opinión ha cambiado. La podéis ver en este enlace

Seguimos en búsqueda del elemento dorado del pincho de tortilla mejor elaborado y desde el “imaginario colectivo” (ese bonito eufemismo para enmascarar el “pues yo había oído…”) conocíamos que la taberna “Navajeda Sport’s tavern” solía ofrecer buenos pinchos de tortilla y contundentes por su cantidad. Con estas premisas es difícil que un perolero no se pase para comprobar lo que se dice y poder exponerlo en el blog. Así que allá que nos fuimos para desayunar y empezar la mañana “¡Con mucha marcha!” (Leticia Sabater que estás en nuestra memoria) para tirar todo el día.

La carta de tortillas que tiene es amplia, pero nosotros tiramos por una de las especialidades más comunes por su nombre pero con una variedad de alternativas en su elaboración que parece que en vez de elegir tortilla estamos seleccionado nuestra papeleta para las elecciones. Nunca sabes cual puede ser el menos malo. Estamos hablando del pincho de tortilla “vegetal”. Esta denominación a menudo lleva algún producto de fuera de la huerta que altera el nombre original de plato. Vamos, que al final no el del todo cómo lo que pides, cómo los pliegos de construcción de un teleférico.

Navajeda_tortilla_vegetal

El pincho ni es grande cómo esperábamos (es más un tamaño medio sin ser tampoco una birria) ni está tan bueno cómo habíamos oído. La tortilla en sí está bastante cuajada, tirando un poco a duro tipo “suelo random de cualquier parque de Santander”, y la patata estaba bastante hecha. Si la tortilla no se salva, la boina que lleva encima tampoco pasa el corte. Lo “vegetal” era lo más parecido a un “potito” de Nutriben formado por mayonesa y trozos de lechuga con tomate. Puede incluso que llevase bonito. ¿Y por qué decimos puede?. Pues el motivo es que la tortilla estaba tan salada que romperíamos la maquina anti-doping de la federación de atletismo (y mira que por esa maquina ha pasado de todo) por subida de tensión arterial anormal. La consecuencia es que al final no sabes si llevar anchoa, atún o lascas de sal Maldón. En conclusión, estamos ante una decepción mayúscula. Esperábamos mucho más de este pincho.

Navajeda_tortilla_vegetal_detalle

Para rematar la faena llegó, nunca mejor dicho, el rejón de muerte. El precio del café grande más el pincho llega hasta los 3,10 €. Ya ni queremos calcular el esfuerzo en gasolina por desplazarnos por allí, pero que casi que preferimos no pensarlo. Aquí, al revés que en la noche electoral, no ganan todos. Esperamos que no aprendan de los partidos políticos y renueven la “estructura” de sus tortillas.

Os dejamos su web, facebook y Google +.

Dirección: Av. Marqués de Valdecilla, 159. Soto de la Marina.

Cantidad: Pincho medio. No llega a ser un pincho "godzilla"
Calidad: más "salao" que chiquito de la calzada contando chistes en la feria de Abril.
Presentación: Normal. Llegó compacta la tortilla al plato.
Servicio: Correcto. Nos atendieron bien.
Precio: Lujo. 3,10 € café con leche grande más pincho de tortilla vegetal.

Gambrinus: Tortilla del norte.

Los días se hacen más largos y cada vez es más necesario, cómo recomiendan nuestros médicos, hacer 5 comidas al día para aguantar toda la jornada. Así que la mejor idea una vez aprendida la teoría es llevarla a la práctica. Y para que no se diga que no seguimos al pie de la letra los consejos de los galenos, mejor sitio cercano a un centro de salud es “Gambrinus”, en la avenida de los castros, para probar sus afamados pinchos de tortilla y verificar si lo que cuentan es cierto, cómo el ABC.

El bar-restaurante era (desconocemos si sigue perteneciendo)  una franquicia de locales de restauración creados por la empresa cervecera Cruzcampo, así que váis a ver hasta en la sopa imágenes del hombre “bonachón” que bebe feliz una jarra de cerveza suponiendo que: A) es del sur de España; o B) no está bebiendo cruzcampo. Aparte, el bar es sitio de peregrinación de jugadores del Racing de Santander. Por ello tiene alguna camiseta de los mismos cómo homenaje. Así que  esperábamos que “Gambrinus” no siguiese el mismo camino del club esta temporada y saliese de la zona de descenso de la clasificación tortillera.

El catálogo de tortillas que puedes pedir va mucho más allá de las clasicas boinas de bonito, jamon y queso o bocas de mar. Además las puedes ver en la misma barra, ya que están todas ellas expuestas (bajo su cubierta protectora, tranquilos enemigos de las bacterias). Nosotros queremos empezar ya nuestra dieta “Detox” así que pedimos un pincho de tortilla vegetal. Sin vergüenza alguna.

Cuando hablamos de pincho “vegetal” nos entra la curiosidad de si han echado una lata de bonito o una loncha de jamón a la cobertura, desbaratando el nombre que se le da a la tortilla, pero bueno si existe el término “inteligencia militar” porque no podemos seguir con el juego de las incoherencias léxicas. En este caso nos la envainamos. El pincho sólo lleva lechuga, tomate natural y un espárrago entero. Aparte, cómo mérito, la lechuga está bastante fresca; a la hora de trocear el plato, la hoja verde triscaba cómo la cadera de un tal Juan Carlos en Bostwana (recuerdos a Zarzuela).

Gambrinus_tortilla_vegetal_

La tortilla en sí estaba buena, igual un pelín poco cuajada, pero ahí ya al gusto de cada uno. Su capa de mayonesa no era tampoco excesiva y el espárrago cómo el tomate hacían buena combinación. Si a esto incluimos que con un café con leche grande sólo (repetimos, sólo) cobran 2,20 €, creemos que en relación calidad/precio “Gambrinus”  está cómo para que sigan abriendo franquicias. Seguramente volvamos a probar su carta o su menú del día, ya que nos informan que está también de rechupete.

Os dejamos su web y ¿página? de facebook.

Dirección:  Av. los Castros, 153, Santander.

Cantidad: Gana por goleada. Grande.
Calidad: Clase media-alta. La tortilla buena, aunque igual con más cuajo iría mejor.
Presentación: Bien. Es un bar por la mañana con movimiento, pero no destrozan el pincho por las prisas.
Servicio: En su punto. Educados, atentos y rápidos.
Precio:  Muy bajo. Pincho más café con leche grande por 2,20 €. Encantados

La Ramonoteca: El Quebec ¿digievoluciona?

La cadena de bares Quebec, especializados en hacer tortillas cómo churros  o “fast omellette”, ha realizado una inversión al más puro estilo Florentino Pérez y ha adquirido el local donde se encontraba la antigua cafetería Vega. Lo ha reformado para crear un nuevo bar que podría estar entre los que la prensa especializada calificaría de “gastrobar”, el ciudadano de pie “bar de pinchos” o “cafetería para la parada de las 11:30” y nosotros que somos más punkis lo llamamos “otro local modernete para espantar a las señoronas del cafe y vaso de agua”.

Con el prejuicio que ellos mismos se denominan (By Quebec), nuestra mala experiencia en su franquicia y que en el género tortillesco nos hemos puesto más exigentes que Ángela Merkel con  Yanis Varoufakis decidimos dar otra oportunidad, a ver si se han cambiado algo más que el nombre.

tortilla_ramonoteca

Cómo muestra del experimento escogimos el pincho de bonito con mayonesa y un mediano (Café con leche para los que viven más allá del muro de Invernalia / Campoo). Nos pusieron un pincho de cantidad suficiente para poder comprobar el resultado de su elaboración. Y pasó lo que nos temíamos. El pincho tenía las mismas técnicas, ingredientes y sabores que las de los bares de la marca. Una tortilla sosa, bastante cuajada,  sincebollista, con un bonito que tiene menos sabor que el de Hacendado,  y un trozo de pan mustio.

detalle_Ramonoteca

El café estaba pasable. A destacar muy positivamente la labor del camarero en la barra que desde que entramos por la puerta nos atendió de manera excepcional y con ganas.  De estos no hay muchos que se precien.

Así que no lo dudéis. Si en “La Ramonoteca” anuncian que viene del Quebec, no es un engaño. Se han llevado (creemos que de forma negativa) los mismos detalles que su predecesor.  Esperamos que no siga habiendo más escisiones de este tipo. Con los partidos de izquierda ya tenemos bastante problemas para elegir.

Dirección: Jesus de Monasterio, 6. Santander.

Cantidad: Un buen tripero en 3 bocados se lo acaba.
Calidad: Tortilla jugosa pero sin sabor. Aprobado
Presentación: Bien. Con plato cuadrado.
Servicio: Excelente. Más atento que Casillas en un corner.
Precio: 2,90 € con mediano. Caro para lo que te sirven.

El Stylo por K.O

Uno de los retos de los que hacemos este blog, es descubrir el mejor pincho de tortilla de Santander. Hasta ahora hemos pasado por El Oporto, el Quebec , el Manila  y el Davila´s, que hasta hoy iba en cabeza de nuestro ranking, hasta que está semana nos hemos pasado por el Stylos.

Las alabanzas que nos hacéis de su tortilla cada vez que sacamos el debate tortillero y sus premios obtenidos en concursos locales nos ha hecho no dilatar más la prueba del Perolo.

Como somos gente rara hemos ido dos peroleros con una hora de diferencia. En la primera aproximación a este mito de la “smart” tortilla la elección tenía que ser clara, el pincho clásico de tortilla.

tortilla stylo1

A primera vista la pinta era estupenda, aunque decepciona un poco el tamaño del pincho, y todo mejora con el primer acercamiento del tenedor.

tortilla_patata_stylo

La patata bien frita y visible y el punto de cocción rozando la perfección. Una tortilla  jugosa pero compacta. El sabor muy bueno con una mezcla de salado y dulce que aporta la cebolla cocinada en el punto justo. En nuestra modesta opinión un pincho muy por encima en calidad del del Manila.

Justo una hora después, un segundo miembro de “El Perolo” se acercó a la misma cafetería y pidió un café con otro pincho de tortilla, en este caso con jamón y queso. Un pincho superlativo, inmenso, de esos que luego te acuerdas cuando vas a comer y te cuesta acabarte el plato. Y es que además de grande, es muy sabroso. La tortilla, es similar a la normal, con su regusto a cebolla (cómo debe de ser) y el huevo cuajado pero con sin llegar a ser el “hormigón” que dan en muchos bares y que puedes usar cómo proyectil en una guerra.

tortilla_stylo_jamon_queso
tortilla_stylo_jamon_queso

Aparte la “boina” de Jamón y queso viene acompañada por una capa de mayonesa, que hacen que el pincho sea de campeonato. Habrá lectores que discrepen de este añadido, pero creo que en esta tortilla lo hace excelente. Un autentico vicio de desayuno que lo hace uno de las mejores tortillas de Santander. Prueba de ello es que siempre hay clientela en el bar y en horas punta es más difícil encontrar un hueco para comer que una entrada para la final de la champions.

Entre la extraordinaria tortilla, un buen pan para acompañarla y un café decente para tomar, algún pero tenía que tener nuestra opinión, no sea que vayáis a pensar que es un post patrocinado. El precio de café más pincho de tortilla rellena es de 3 €, lo que hace que cómo opción diaria sea un poco excesiva, aunque si el objetivo es darse un capricho gastronómico a media mañana, tampoco os va dejar sin llegar a final de mes.

Dirección: Calle San Fernando, 58; Santander

Cantidad: Cuidado, pinchos que te dejan sin hambre para comer.
Calidad: una de las mejores tortilla de la ciudad.
Servicio: Trabajan a tope por la clientela que tienen. Aún así, muy bien.
Precio: Algo caro aunque la calidad del pincho se lo puede permitir.

 

 

Davila’s, Bar de Tortilla’s

Acudimos  a esta cervecería-hamburguesería-bar-cafetería-loquequieresquesea para comprobar si la fama reconocida por el premio “Ganador del concurso de tortillas de Santander 2013” no era un “doping” gastronómico y verificar otro aspecto, más popular, que siempre refleja una calidad alta del local: Sitio de “parada y fonda” de grúas, ambulancias y policía. Donde veas coches de estos servicios, ¡Ojo!: o “alguien ha matado a alguien”, o (lo más habitual, gracias a dios) se come de muerte.

Para hacer una crítica lo más neutral posible, no seleccionamos la variedad de tortilla ganadora de entre las 8 que tienen en el local, la “tortilla de ibéricos”, sino por un clásico pincho de tortilla con jamón y queso.  Y ahora viene cuando este post lo dejarán de leer la mitad de sus seguidores: La tortilla no lleva cebolla. El grupo armado “TECCS” (Tortilla Española Con Cebolla SIEMPRE) nos va a empezar a mandar los primeros anónimos con amenazas, pero es la verdad: la tortilla está igual de buena.

Además, los amantes de las “guarrindongadas” cómo nosotros, anotamos otro punto a favor de esta tortilla: la “tapa” de jamón y queso se completa con una capa de mayonesa, que hace al pincho más sabroso (y calórico). La ración es normal, tirando a grande, aspecto que se agradece, ya que muchos clientes desayunan allí (omitimos el número de desayunos que pueden consumirse en una mañana, eso a gusto de cada uno) y con la ración tienes “gasolina” para bastante tiempo. El pan que la acompaña, no es ninguna maravilla, pero aquí hemos venido a jugar y a comer tortilla. Por otro lado, el café que nos sirven es bastante bueno, algo que destaca, ya que en bares de este tipo, no se suele poner cuidado en este ansioso “nectar” mañanero para la mayoría de los mortales

Si a todo lo que hemos dicho añadimos que el local no es para nada la idea que tenemos de un bar “de barrio”, porque cuando entramos dentro observamos que está reformado y bastante limpio, y además el personal que nos atendió fue rápido (si, amigos hay camareros que están a SERVIR A LOS CLIENTES, lo sé, es raro distinguirlos en Santander) sirviendonos correctamente lo que se pidió, es una muy buena opción si os pilla a mano por la zona este local.

Por último, y no menos interesante, el precio es normal para el prestigio que han conseguido sus tortillas. Nosotros pensamos que, en otros bares, igual con más fama o “Snobs”, te cobran un “estacazo” que hasta dudas si pagar en efectivo o con la tarjeta de crédito.

Dirección: Paseo General Dávila 267; Santander

Cantidad: Grande, para empezar con más fuerza la mañana que un bol de “Corn Flakes”
Calidad: Buena, sin llegar a la excelencia de otras que hemos probado
Presentación: Sin extravagancias, aquí todavía los platos son redondos
Servicio: Profesional, muy profesional (Manuel Manquiña dixit)
Precio: No te vas a arruinar (café grande + pincho de tortilla: 2,50€ a Noviembre de 2013)