Archivo de la etiqueta: bonito

Santemar: el muro de las lamentaciones tortilleras

La tortilla, por origen e ingredientes es, esencialmente, un plato popular, hasta paleto para los más retrógrados. Así, haciendo recuento de nuestras experiencias tortilleras, vimos que no teníamos probada ninguna tortilla de ese mundo de pan blanco que es el uptown santanderino, a salvo de alguna incursión en Valdenoja  Cueto. Así, nos presentamos en uno de los núcleos duros e irradiantes del Sardinero: el Santemar, Joaquín Costa, allí donde se respira a Lacoste y brillantina, junto a perennes iconos santanderinos como el Amarras, Diferente o el Pepé.

A título personal, no hemos encontrado ninguna tortilla en los buffets de los hoteles decente, no digamos digna. Así que encarábamos la vista a la cafetería del ilustre hotel con miedo. Y, desde luego, todo no fue ganas de cantar como el personal del hotel en su último villancico navideño.

DSC_0078

Más bien lo contrario. La tortilla es un importante mazacote, demasiado cuajada en nuestra opinión, en el que la patata está planamente frita (casi diríamos que cocida) y su interacción con el huevo es nula, resultando ser un muro de mampostería en el que el huevo es la argamasa que tímidamente custodia el tubérculo, pero sin cohesión, con esa extraña humedad que se les queda a algunas tortillas, como podéis apreciar en la foto siguiente la sección y corte de la misma. Un verdadero muro donde lamentar todas las tortillas indignas que en el mundo han sido.

DSC_0080

La cobertura -en este caso bonito con mayonesa- ni bien ni mal: no era excesiva en mayonesa pero en algunos puntos el bonito andaba escasamente desmigado.

Al menos, el café sí es decente, pero ello no justifica el sobreprecio (2,80 €) de una tortilla francamente mejorable, más en un establecimiento que en las casetas de Semana Grande siempre ha rayado a un buen nivel. Si, como decía Avi en Snatch, hablar bien no cuesta una puta mierda, lo mismo podemos decir de hacer una tortilla en la cafetería de un establecimiento de categoría.

Cantidad: normal y correcto.
Calidad: al nivel de su villancico.
Presentación: clásica.
Servicio: atento.
Precio: 2,80 € café + pincho. Caro.

Escudero: Se hacen tortillas al caminar.

Varios lectores nos habían pedido que fueramos a la cafetería Escudero a probar sus tortillas, sustento de la mayoría de los estudiantes de ciencias de la Universidad de Cantabria durante varias generaciones. Sus pinchos han saciado más necesidades que una beca de comedor, y nos comentaron que además tenían un precio imbatible. Nos contaban que su oferta económica era más insuperable que la de las obras de Valdecilla. Por lo menos aquí ya estaba abierto el bar.

No lo dudamos y en el primer hueco libre que tuvimos fuimos a ver qué se cocía en este bar con solera en la avenida de los castros. Al entrar vimos la barra repleta de tortillas de diferentes colores, sabores y texturas. Pero vamos a realizar la prueba justa para el santanderino de náuticos y slam: atún con mayonesa. En un alarde  matemático que ni al número 1 de la promoción de industriales se le hubiese pasado (salvo que le gustase la gastronomía tanto como nosotros) pedimos el último pincho de esta especialidad; siempre queda el último como el más grande.  Y eso no hay beca Marie Curie que lo discuta.

escudero_tortilla

El pincho está bien de sabor, sin alardes, no está muy hecha siguiendo el estilo de las tortillas del norte de España/Invernalia y posee una “boina” justa de ingredientes pero sin quedar escaso de atún y mayonesa. En el “debe” tendremos que mencionar su poca altura, aunque no llega a tipo “plantilla de zapato” y su excesiva pizca de sal.

escudero_detalle

Pero poner “peros” a una tortilla que lleva año tras año vendiéndose como churros es un ejercicio de opinión un poco absurdo; vamos, que es más realista la declaración de hacienda de la familia Pujol que nuestra cata de un sólo día. Además, amigos, el precio, pero qué precio. Ni Black Friday ni campañas de El Corte Inglés, café (mediano o grande) con pincho por dos euros. Así no puedes pedirles más. El precio más competitivo que conocemos. En la facultad de económicas no triunfarán con su agresiva política de precios. Por algo están al final de la avenida. Ojalá sigan así.

Os dejamos su Facebook.

Dirección: Av. de los Castros, 53, 39005 Santander, Cantabria

Cantidad: Buen tamaño para un funcionario.
Calidad: Bien. No tiene que ir a la convocatoria extraordinaria.
Presentación: ¿Estamos en un estrella michelín? Pues eso.
Servicio: Nueva mejor marca del año en velocidad.
Precio: Más barato que el precio del petróleo.

Casimira, el desayuno de los campeones

Hace unos días me toco ir a hacerme unos análisis rutinarios. Como todos sabéis se hacen a hora intempestivas, las 8 de la mañana, y hay que ir sin desayunar. Pues tras pasar el trance mi cerebro pedía un café y mi estómago rugía como nunca. Ya que andaba cerca de Puertochico me acordé de que me habían hablado bien del Casimira y allí que me fui.

El Casimira es un local agradable que tiene zona de barra y un pequeño comedor. Me acerque a la barra y pedi un café y un pincho de tortilla de patata de bonito.

Tortilla de patata del Casimira

Una tortilla poco cuajada, como nos gusta a los peroleros, con una capa generosa de mayonesa y un buen bonito del que se percibía su sabor. A esto hay que añadir el plus de que todavía estaba caliente como el cadáver político de Rubalcaba, beneficio del madrugón que me había pegado. En su conjunto el pincho estaba bastante bien aunque sin llegar a la excelencia del Catavinos o el Stylo. Ahora es cuando alguno diréis, pues entonces pa que ir, pues porque en general el conjunto del café + el pincho tiene un bien alto, pero si a eso le añades que le precio del desayuno es de 2 €, pues pasa a rozar el sobresaliente.

Dirección: Calle Casimiro Sainz, 8; Santander

Cantidad: El tamaño justo para un pincho de media mañana.
Calidad: Más que aceptable.
Servicio:Bastante amables.
Precio: Chollo. Pocos desayunos de pincho y café a 2€ quedan pocos