Archivo de la etiqueta: bocartes

La Trainera, pedreñismo de toda la vida

Los STV somos un poco como los musulmanes, ellos tiene su peregrinación a la Meca y nosotros todos los veranos peregrinamos a  Pedreña  para honrar a la  sardina. Es un ritual migratorio que siempre debe incluir el paseo en “pedreñera”,  barco para los castellanos, y cena o comida en uno de sus asadores.

Como ya  os habíamos dado nuestra opinión del  Tronky, en este viaje decidimos pasar por la Trainera, el   asador clásico de Pedreña de toda la vida .

En está visita nos salimos del,  para servidor,  el menú perfecto en la Trainera, sardinas y chipirones encebollados para picar y cualquiera de sus arroces para  cerrar.

Para este viaje  decidimos pedir varios platos para compartir. El primero en salir fue la ensaladilla.  Presentada en bolitas individuales como si fuese un helado, la ensaladilla estaba suave  y bastante buena, si bien es cierto que  preferimos  las patata un poco más grande y que quede más suelta.

ensaladilla-Trainera

A la ensaladilla la siguieron unas rabas, bien fritas y con un buen sabor y textura, aunque quizás un poco sosas.

rabas la trainera

Como no puede faltar en la mesa de un perolista, las croquetas hicieron su aparición en tercer lugar, unas   croquetas de pollo con una bechamel suave y con buen sabor, aunque sin ser una maravilla pasaban sobradamente el corte.

croquetas la trainera

Tras las croquetas llegaron los bocartes, esa joya del cantábrico que podríamos  devorar en cualquiera de sus variedades,  en este caso fueron fritos.  Género de calidad y bien fritos aunque algo sosos.

bocartes-trainera

Por último aterrizaron en nuestra mesa unos chipirones encebollados, un plato rico, con el chipiron en su punto exacto y una salsa para untar pan.

chipirones-trainera

Para rematar y llenar esos huecos que  quedaban  y un poco por glotonería terminamos con una trata de hojaldre que cumplió.

tarta-hojaldre-trainera

Como siempre, de la Trainera sales con la sensación de haber comido bien, aunque  en esta visita no fuese de  sus mejores días. Tendremos que volver para  contaros lo que en nuestra opinión es el menú ideal en la Trainera.

Dirección: Av. Severiano Ballesteros, 134. Pedreña

Cantidad: las raciones son de un tamaño medios, sin exceso.
Calidad: buena aunque este no fue su mejor día.
Presentación: como buen clásico, viejuna.
Servicio: bueno y muy agradable.
Precio: el picoteo sobre 16€ por persona.Si te sales de ciertos platos no es barato.

 

“El Marinero” de Castro Urdiales

Tras una jornada en IKEA, que es como estar por tu casa pero con más habitaciones, el cuerpo te pide premios.

Con esta filosofía nos acercamos al Marinero de Castro Urdiales. Casa de gran solera y merecida fama o eso es lo que pensábamos.

Sorprende que un local campeón del concurso de pinchos de Cantabria no tenga en expositores su mercancía. Sabemos que es muy bonito ver esas barras llenas de pinchos pero la higiene es más importante. En principio, creemos que los locales de hostelería están obligados a utilizar expositores de ahí nuestro primer toque.

Pedimos unas cañas, una ración de pulpo a la gallega y unos bocartes. Vaya por delante que la calidad fue buena, muy buena pero las formas dejaron mucho que desear.

Lo primero, y más chocante, que nos sucedió fue que retiraron el cesto del pan a unos clientes que ya habían acabado, añadieron unos pedazos más y nos lo pusieron a nosotros. En pocos sitios, por no decir ninguno, hemos visto esto.

La ración de bocartes rebozados no fue tal pues se venden por unidades, al no darnos ticket no sabemos cuánto puede valer cada uno. Pedimos media docena, el camarero cogió nuestros bocartes y pasaron al microondas. No hay mucho más que añadir.

Bocartes_Elmarinero_Castro

Llegó el turno al pulpo a la gallega. Lo hacen en el momento, cogen de una fuente patatas cocidas y de otra el pulpo, salpican con aceite y añaden el pimentón y sal y al microondas. ¿Estaba bueno? Sí, con un pero: la presentación fue lamentable.

pulpo_gallega_Marinero_castro

Cuando pedimos la cuenta, nos maravilló la capacidad de cálculo del camarero. Mirando al techo, echó unos números y nos cobró 23,50 €.

La conclusión es que nos decepcionó. Esperábamos algo más de un referente de la hostelería en Cantabria. También somos conscientes de que un mal día lo tiene cualquiera.

Dirección: Calle la Correría, 23; Castro Urdiales

Cantidad: a "ojimetro" del camarero.
Calidad: Decepcionante para tener premios.
Presentación: Aquí no hablamos ese idioma.
Servicio: Roban los cestos del pan entre clientes...
Precio: Atraco a las 3.