Davila’s, Bar de Tortilla’s

Acudimos  a esta cervecería-hamburguesería-bar-cafetería-loquequieresquesea para comprobar si la fama reconocida por el premio “Ganador del concurso de tortillas de Santander 2013” no era un “doping” gastronómico y verificar otro aspecto, más popular, que siempre refleja una calidad alta del local: Sitio de “parada y fonda” de grúas, ambulancias y policía. Donde veas coches de estos servicios, ¡Ojo!: o “alguien ha matado a alguien”, o (lo más habitual, gracias a dios) se come de muerte.

Para hacer una crítica lo más neutral posible, no seleccionamos la variedad de tortilla ganadora de entre las 8 que tienen en el local, la “tortilla de ibéricos”, sino por un clásico pincho de tortilla con jamón y queso.  Y ahora viene cuando este post lo dejarán de leer la mitad de sus seguidores: La tortilla no lleva cebolla. El grupo armado “TECCS” (Tortilla Española Con Cebolla SIEMPRE) nos va a empezar a mandar los primeros anónimos con amenazas, pero es la verdad: la tortilla está igual de buena.

Además, los amantes de las “guarrindongadas” cómo nosotros, anotamos otro punto a favor de esta tortilla: la “tapa” de jamón y queso se completa con una capa de mayonesa, que hace al pincho más sabroso (y calórico). La ración es normal, tirando a grande, aspecto que se agradece, ya que muchos clientes desayunan allí (omitimos el número de desayunos que pueden consumirse en una mañana, eso a gusto de cada uno) y con la ración tienes “gasolina” para bastante tiempo. El pan que la acompaña, no es ninguna maravilla, pero aquí hemos venido a jugar y a comer tortilla. Por otro lado, el café que nos sirven es bastante bueno, algo que destaca, ya que en bares de este tipo, no se suele poner cuidado en este ansioso “nectar” mañanero para la mayoría de los mortales

Si a todo lo que hemos dicho añadimos que el local no es para nada la idea que tenemos de un bar “de barrio”, porque cuando entramos dentro observamos que está reformado y bastante limpio, y además el personal que nos atendió fue rápido (si, amigos hay camareros que están a SERVIR A LOS CLIENTES, lo sé, es raro distinguirlos en Santander) sirviendonos correctamente lo que se pidió, es una muy buena opción si os pilla a mano por la zona este local.

Por último, y no menos interesante, el precio es normal para el prestigio que han conseguido sus tortillas. Nosotros pensamos que, en otros bares, igual con más fama o “Snobs”, te cobran un “estacazo” que hasta dudas si pagar en efectivo o con la tarjeta de crédito.

Dirección: Paseo General Dávila 267; Santander

Cantidad: Grande, para empezar con más fuerza la mañana que un bol de “Corn Flakes”
Calidad: Buena, sin llegar a la excelencia de otras que hemos probado
Presentación: Sin extravagancias, aquí todavía los platos son redondos
Servicio: Profesional, muy profesional (Manuel Manquiña dixit)
Precio: No te vas a arruinar (café grande + pincho de tortilla: 2,50€ a Noviembre de 2013)
Anuncios

Una noche en el Asubio

Hace unos días decidí salir a cenar. Tras una larga conversación para decidir restaurante, se me vino a la cabeza el Asubio, que yo pensaba que era un restaurante, pero es una de esas cosas modernas llamadas gastrobar y donde nunca antes había estado.

Para los que no lo conozcáis, el local es largo y estrecho y se divide en dos plantas, la baja donde está situada la barra de pinchos, y la segunda planta donde se encuentra el comedor. Como lo que queríamos era cenar subimos a la segunda planta donde para nuestra sorpresa y a pesar de ser viernes sólo había dos mesas ocupadas, que malita está la cosa. La sala está agradable aunque sin ningún encanto particular.

Una vez sentados, el maittre nos dejo la carta y paso a enumerarnos un sinfín de platos fuera de ella. A mi estas cosas me abruman y sobre todo me dajan con un nivel de incertidumbre que ni Mariano ante una rueda de prensa.

tartar-de-atun-asubioUna vez revisada la carta nos decantamos por empezar compartiendo un “Tartar de atún rojo y foie de pato con anchoa y mostaza de uva violeta”. Yo sólo dije Tartar porque si tengo que decir todo eso me ahogo. Me gusto mucho el detalle de que el plato en vez de presentárnoslo para compartir, nos vino ya emplatado individualmente y en una bonita presentación. En cuanto a lo importante, el sabor, no note en ningún momento el sabor del foei ni de la anchoa, más desaparecido que una alternativa en el PSOE. El plato mejoraba bastante comiéndolo sin combinar con el pan tostado que lo completa y mezclándolo con la mostaza de uva violeta. Un plato correcto pero que como diría una de las nuevas stars televisivas de la cocina, le faltaba Rock and Roll.

lomo-de-vaca-pinta-asubio

Para el plato fuerte de la noche me decidí por un “Lomo de vaca pinta a la plancha con mostazas y patatas fritas” poco hecho. La ración de carne era justa aunque para contrarrestarlo se completaba con una generosa ración de patatas fritas, un truco de listos.

patatas-frita-el-asubio

La carne estaba en su punto y se notaba que era una pieza de gran calidad sin complejidad en su elaboración pero muy sabrosa. Como siempre fue mi acompañante la que acertó con su plato, muy bien recomendado por el maittre, unas costillas de vaca que estaban fuera de carta y que eran pura mantequilla y sabor.

Yo no suelo ser de postre así que despedimos la cena pidiendo la cuenta sin más. El precio 60 €, que teniendo en cuenta que las bebidas fueron una media Mahou y una botella de agua y que no tomamos postre me parecio un pullazo en todo lo alto.

Lo que me rompe los huevos del Asubio es que los precios están sin IVA en la carta….

Enlaces: Google, Foursquare, Tripadvisor, su web

Dirección: Calle Daoiz y Velarde ,2 ; Santander

Cantidad: no me quede con hambre pero un poco más en cada ración no hubiese estado mal.
Calidad: buena. Merece la pena ir a probarlo.
Presentación: cuqui.
Servicio: gente maja aunque un poco de postureo.
Precio: pullazo, clavada, estacazo, como prefieras llamarlo.

Casa Cabo, Potes

Seguramente si vas a Potes no estabas pensando en ir a un sitio de comida rápida pero hay veces que el reloj manda y es lo que toca. Si llegas a la capital lebaniega con poco tiempo para comer una buena opción es una hamburguesa en casa cabo, algo como esto:

Hamburguesa en casa cabo
Hamburguesa en casa cabo

A esta hamburguesa se le puede poner un pero que son las patatas fritas (congeladas) pero el pan está muy bueno, el tamaño del trozo de carne es adecuado y el resto (huevo frito, lechuga, tomate…) están como tienen que estar.

El precio, 4,90€, bastante ajustado para lo que dan.

Tienen barra y bastantes mesas para hasta 8 comensales, y si sois más una mesa grande en la que seguro que cabéis. La web inexistente (o muy escondida). El restaurante está en la calle San Roque nº4, muy cerca del cruce de la carretera que sale hacia Vega de Liébana y San Glorio.

Dirección: San Roque, 4; Potes.

Cantidad: por encima de esto es gula.
 Calidad: Aceptable, se han comido mejores.
 Presentación: Correcta.
 Servicio: Lo necesario.
 Precio: Barato.