La Compañía, nos quedamos helados

El menú del día es un gran recurso para esas jornadas de trabajo que se alargan más que una película en Antena 3.

La semana pasada tuvimos una de esas, y ante la imposibilidad de comer en casa, nos decidimos por ir a comer un menú del día en La Compañía, restaurante que habíamos visitado con anterioridad y que nunca nos había defraudado.

El menú te da la posibilidad de elegir entre 4 primeros, 4 segundos y dos postres. Para primer plato los dos peroleros presentes en esta ocasión elegimos el sushi, sabiendo que el local es de los mismos propietarios que el Kokoro.

A la mesa nos llego un plato generoso de sushi en varios formatos; makis y niguiris principalmente.

sushi-la-compañia

Un plato muy apetecible hasta que lo probamos y se convirtió en pesadilla, casi como cuando tras una noche de juerga al levantarte la princesa con la que te habías ido a casa se convierte en un auténtico orco. El arroz estaba duro y frío como recién sacado de la nevera, algo imperdonable en el sushi, lo que impedía apreciar cualquier matiz del pescado. La sensación de los dos peroleros es que ese sushi llevaba hecho más tiempo que el “inmediato” de la entrada en prisión de la Pantoja.

Tras este patinazo inicial llegaron los segundos; huevos con chorizo y chicharro al horno.

huevos-chorizo-la-comapñaia

Los huevos con chorizo son un clásico con el que es muy difícil equivocarse, como querer ver buen cine y poner una peli de Michael Bay… Un plato sencillo pero que en este caso estaba casi perfecto. Dos huevos bien fritos que permitían untar las patatas en la yema a gusto. Unas patatas crujientes y en su punto de sal y un chorizo que contaba con un punto de picante que le daba potencia al plato.

Del chicharro podemos decir que se quedaba en un cinco raspadito, y es que cuando un plato sabe básicamente a vinagre a uno le entran dudas, ¿estamos escondiendo algo?. En el haber del cocinero pongamos que no había ni una espina y no tendremos en cuenta que por dentro hubiéramos preferido que estuviera más hecho (es cuestión de gustos).  “El verde” de acompañamiento, que también sabía a vinagre, no nos ofreció mayor comentario.

chicharro-la-compañia

Para el postre nos decidimos por probar la cuajada y la tarta de mandarina.

cuajada-la-compañia

La cuajada correcta. Esperábamos una cuajada y nos sirvieron una cuajada con una cucharada de miel haciendo de “topping”.

La tarta de mandarina resulta difícil de explicar, casi tanto como que alguien siga viendo la Sexta Noche. Un bizcocho que se asemejaba a un sobao. El bizcocho estaba cubierto con azúcar glas y al medio llevaba una especie de crema que se supone debía ser una mermelada de mandarina. El sabor a mandarina era más bien una esencia, tan propia de estas fechas, que dejaba un gusto en el paladar que definiremos como de mandarina por que así se llamaba el postre.

tarta-mandarina-la-compañia

Si por está visita tuviésemos que decidir si volver ya os decimos que lo dudamos pero de otras visitas hemos salido bastante satisfechos así que esperamos que solo haya sido un mal día en la cocina.

Aquí os dejamos su web,  facebook e instagram.

Dirección: Ataulfo Argenta, 49. Santander

Cantidad: raciones generosas para un menú del día.
Calidad: Pasa el corte por los huevos
Presentación: Bien. Aunque el detalle del sobre de wasabi como que no.
Servicio: Simpático y amable. 
Precio: 13 € por persona
Anuncios

Dinos algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s