Mamma Angelina: Platos “Al Dente”

En pleno verano los perolistas buscabamos un restaurante para cenar que estuviese alejado del bullicio de la capital mundialista pero que en el que todavía se sintiese el ambiente del verano, así que haciendo “requiebros” a las cartas infladas de precio y los platos de mala calidad acudimos a un local al otro lado de la bahía.

Tras una búsqueda en profundidad, elegimos al final el restaurante italiano “Mamma Angelina”, en Somo, en los bajos del hotel Bemón. Tenemos que reconocer que no fue nuestra primera opción, pero el “todo completo” en el resto de alternativas que teníamos en nuestra lista (cómo diría vuestro cuñado “y luego dicen que hay crisis”) nos hizo decantarnos por este local.

Solicitamos un entrante para compartir entre toda la mesa y luego un plato individual cada uno. El servicio, que estuvo “al quite”, nos recomendó cómo inicio el queso “Provolone” fundido: un clásico de las cartas standard de los restaurantes italianos. En este caso, lo acompañaba las hojas de rúcula y el tomate (seguimos con la ronda de alimentos típicos del país de la bota). El entrante estaba bueno, igual un poco “churruscado” pero por dentro estaba para untar. El resultado nos dejó indiferentes.

Queso Provolone

A continuación llegaron los platos individuales. El autor de esta entrada pidió unos “rigatoni” al pesto. Un plato clásico para evaluar si estábamos más cerca de una trattoria del Trastevere o de un Gino’s cualquiera. Los “rigatoni” son, para los que en el pasillo de pastas del hiper no pasan nada más que para comprar el kilo de macarrones para sobrevivir toda la semana, unos tubos de pasta corta bastante grandes y rayados. En el caso de “Mamma Angelina” la ración es bastante grande; nos la sirvieron en esos platos que se van hundiendo en el fondo hasta que tienes que pedir permiso al Ministro Soria para hacer una extracción petrolifera (que visto lo visto seguro que te la concede).

El pesto estaba suave, igual un poco demasiado grasiento, pero nada exagerado. El plato estaba acompañado de unas virutas de parmesano que le daban un sabor distinto y bueno. Lo que si no perdonaremos, si este restaurante quiere destacar en su cocina, es que la pasta estuviese más cocida al nivel de tu abuela que al punto de cocción típico italiano llamado “Al dente”. El resultado es que entre la cocción y que habían “empapado” en el pesto, los “rigatoni” se te derretían en la boca. Así que tampoco estaban muy bien, pero entre la generosidad de la ración y la calidad del pesto pasaban el corte de los perolistas.

Pesto_Mamma_angelina

También probamos los “Gnocchi alla Siciliana” donde primaba también más la cantidad que la calidad.

gnocchi_Mamma_angelina

Finalmente, aunque el resultado de la calidad de lo que probamos fue bastante discreto, tanto la cantidad de los platos cómo el precio (en una cena de más de 5 personas sólo con una botella de agua y una jarra de sangría no pasamos de los 11€ por cabeza) lo convierten en una opción alternativa por si os encontráis por la zona y tenéis más ganas de recordar la cultura italiana que el alcalde de Noja trayendo a Albano (a cualquier precio).

Su página de Facebook.

Dirección: Calle La Fuente, 3. Somo.

Cantidad: Para convertirte en Bud Spencer.
Calidad: No es "bocata di Cardinale" pero cumple.
Servicio: Bien. Se compenetraron cómo un buen coro de Verdi.
Precio: Barato. No nos sentimos cómo un guiri estafado en Venecia.

 

Anuncios

Dinos algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s