La Cava: Enterrados en la cocina chic

Últimamente parece que la “escenografía” de los restaurantes tiende a ser más importante que lo que probamos del plato, y ya sólo por comer en un edificio bonito, o ante un paisaje precioso, o incluso porque los platos son cuadrados o cuencos en los que haces un sondeo con taladradora para comer, es motivo para que te cobren mucho más que por lo que comes. Esto es lo que nos ocurrió en “La Cava”, un restaurante en el municipio de la La Cavada.

En “El Perolo” estamos empezando a comprobar un axioma que sospechábamos hace tiempo pero se está empezando a ratificar con nuestras críticas: si llamas con poca antelación para reservar y te indican que sin problemas, desconfía, puede que sea la última vez que vayas. Así ocurrió, llamamos para una reserva mediana (más de 4 personas) ya que queríamos cenar en la misma tarde  y nos tomaron nota sin problemas. Una vez  reservado, acudimos al citado local; un espacio muy amplio y restaurado en el que predominaba el gusto por la buena decoración. Indicar que el restaurante se identifica también como vinoteca, lo que hace que la sección de vinos destaque en la barra.

A continuación nos trasladaron al comedor, una habitación restaurada y con cuadros de arte abstracto, lo que te hace pensar que vas a comer en una galería de arte más que en un restaurante. La maître nos indicó las sugerencias fuera de carta, de forma muy amable, pero se le olvidó traer la carta de vinos, y autodenominándose vinoteca… Al final nadie de la mesa pidió vino. Optamos por pedir varios platos para compartir y así poder opinar toda la mesa sobre la comida. Además aceptamos la sugerencia de fuera de carta: ensalada de queso “burrata” (un queso similar a la mozzarella) importado por el restaurante. La ensalada estaba buena, aunque si se nos “vende” el queso cómo producto principal, no se puede “matar” el sabor con una vinagreta fuerte. Por cierto, la “ensalada” no era más que canónigos y tomate. Así que el “fuera de carta” se convirtió en una “caprese” un poco más elaborada.

IMG_1142

A continuación solicitamos una ración de rabas. Estaban buenas, había mezcla tanto de rabas de peludín cómo pulpo, y la fritura estaba en su punto. Además no añadieron limón para servir.  También pedimos una ración de croquetas (si, es nuestro producto estrella del blog) de… eh, bueno, si…  no sabemos a que sabían, pero ahí sólo había bechamel. Se habían quemado en la freidora y nos sirvieron en vez de un entrante, un surtido de pelotas negras con sabor a carboncillo. Cómo apunte, indicar que cuando se nos tomó nota se nos indicó que se nos servirían morcilla, ya que las que venían en la carta no había.  Además también tomamos una tempura de espárragos con salsa romesco (la salsa que se usa para untar los calçots) que no eran nada del otro jueves.

IMG_1143

Con esta selección se nos hacía difícil hacer un juicio positivo, ya que además no se nos sugirió solicitar más platos, error de primera categoría en cocina, ya que sólo con indicarnos que los que solicitábamos eran escasos, añadiríamos más opciones a nuestra comanda. Aparte, en un servicio de 2 mesas en el comedor, para cenar todo lo que os hemos comentado tardaron más de dos horas, interrumpidas periódicamente por el tintinear de los cubiertos caídos al suelo. Algún camarero necesita más horas “de vuelo” para evitar estos errores. También incluir, que se pidieron las raciones por pares, pero en cocina o en sala no estaban muy al loro, y servían individualmente, en vez de traerlas a la vez. Qué pena no haber traído un libro para entretenerme en las esperas.

IMG_1149

Si algo podemos salvar de nuestra experiencia fueron los postres. Solicitamos un “coulant” de chocolate, exquisito. Al desmontarlo, el chocolate fluía cómo catarata en el plato, aparte de la salsa que lo acompañaba muy fina. Además, algún comensal más de la mesa pidió helado artesanal y nos indicaron que estaba de lujo.

IMG_1151

En conclusión, es un restaurante con aspiraciones mayores a las que luego se reflejan. Errores puntuales en servicio, unos platos  con una calidad normal, y una cuenta excesiva (con agua y cervezas nos salió por 20€ por cabeza) aparte del esfuerzo del desplazamiento, hacen poco recomendable ir a este local. Cómo se decía en clase cuando dan las notas, “Insuficiente, necesita mejorar” para por lo menos ser atractivo.

Dirección: Avenida de Alisas, 33; Santander

Cantidad: Pelea de tenedores por las raciones.
Calidad: Discreta. Pasa desapercibidos
Servicio: Torpe e inexperto. Necesitan clases.
Precio: Regalarles una escalera para que se bajen de la parra.
Anuncios

2 pensamientos en “La Cava: Enterrados en la cocina chic”

  1. Al igual que esta crítica, yo también empiezo a detectar un axioma en El Perolo: cuanto más sensacionalista es el título del post, más desacertada es la crítica. Comienza diciendo cosas a las que no encuentro ningún fundamento, que te reserven con poca antelación es sospechoso. Desde luego que no me explico cómo se puede llegar a esta conclusión en ningún caso.
    Muchos de los aspectos que se tratan en la crítica son de muy mal gusto. Para empezar las críticas totalmente desmedidas al servicio, tanto al olvido inicial sobre el que se pretender sacar demasiadas conclusiones. Es una vinoteca, te dan la carta de vinos 1 minuto tarde, luego no pides ningún vino. Bueno ¿y qué?… Y el desatino del camarero….desde luego, cuando leo una crítica gastronómica no encuentro ningún interés especial en valorar las cualidades hosteleras del personal. Y este ataque en concreto me parece gratuito, desproporcionado y que además indica una sola cosa, que el placer no se busca en el yantar sino en el criticar.
    La espera entre platos, sí, quizás demasiada, pero las cenas son para conversar y disfrutar del tiempo, contar historias, hablar…esas cosas que se hacen sentados a la mesa, no para estar pendientes de la persona que te sirve. Y además el calificarlo de “torpe e inexperto” me parece que se sale totalmente de madre.
    Mi experiencia personal en este mismo local fue todo lo contrario. Me gustó la comida, la atención del personal, la decoración, el place de salir fuera de Santander. No tan placentero fue en el sentido económico únicamente por mi situación personal, pero si me gustaría volver a probar el chuletón al estilo del local que nos ofrecieron al inicio fuera de carta.
    En definitiva, y parafraseando las recomendaciones del Perolo, si no se bajan de la parra, veo poco recomendable seguir haciendo caso a este blog.

    1. Buenas tardes Jesus,

      Lo primero, no cobramos con ello ni buscamos tener más seguidores que nadie. Tienes totalmente la libertad de elegir lo que quieras leer.

      El primer punto que indicas es un hecho que nos ha pasado varias veces. No indicamos que sea ninguna ley de facto, pero justo en los sitios que no encontramos mesa es porque les va bien.

      A continuación te refieres al servicio, es lo que distingue en muchos sitios de hacer una comida agradable a empezarte a olvidar de la comida y preocuparte en la atención.

      Nos índicas que el placer esta en criticar. No es así, y en nuestras crónicas hay de todas: buenas, malas y regulares. En otros blogs solo encuentras buenas opiniones. Como hemos dicho al principio, cada uno es libre de leer lo que quiera y pensar lo que quiera y más en nuestro caso, ya que aunque el anonimato nos da independencia, también causa desconfianza. Y lo entendemos.

      Escribes que las cenas son para conversar, y contar historias. No es asunto de este blog comentar las conversaciones que tenemos, si no abriríamos un blog personal cada miembro.

      Indicas que la experiencia personal en este local fue todo lo contrario. Queda abierta esta página web a que colabores con nosotros y que publiques tu experiencia como todo aquel que quiera participar .

      Lo dicho, no estamos para que nos hagan caso, sino para publicar lo que opinamos y contrastar nuestra visión con la del resto de personas que nos leen. No tenemos ninguna intención ni de “joder” ni de “beneficiar” a ninguna empresa.

      Ojalá tengas esa visión de todo lo que leas. Un lector crítico mejora más el blog que una persona que nos lea y no participe.

      Un cordial saludo,

Dinos algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s