QUEBEC: Referendum sobre el estado de su tortilla

En este blog seguimos en la búsqueda del Santo Grial de la patata, la cebolla y el huevo para localizar la tortilla perfecta, aquella que combine sabor, textura y precio para proclamar la mejor tortilla de la ciudad. Ya hemos estado en “Manila”, “Oporto” y otros más… la siguiente parada del viaje de “Bares con nombres de ciudades que no sabemos porque los bautizan así” es el “Quebec”. Una cadena de bares, porque ya hay más de dos y tres, especializado en las tortillas. Cuenta con gran fama y popularidad, causa y consecuencia de que tengan más bares y siga rellenando espacios en los vacíos locales de una ciudad que  parece que hace esfuerzos considerables para que “The Walking Dead” ruede su próxima temporada.

Imagen

La prueba la hicimos en las mismas condiciones que en los otros sitios donde hemos probado su tortilla: día laborable, 11 de la mañana y pasado el “chute” de la cafeína del desayuno. Vamos, con más hambre que Arias Cañete en el pasillo de refrigerados del super.

La variedad de tortillas que ofrecen es abusiva, te da miedo salirte de lo convencional . Por ello, solicitamos un pincho de tortilla con bonito y atún, más un mediano (para los que nos lean de fuera de Cantabria, un café con leche). El servicio fue rápido y eficaz, teniendo en cuenta que era hora punta y tanto en la terraza (fuimos al último bar de la cadena inaugurado en Amós de Escalante) cómo en barra estaban hasta arriba.

Imagen

Vamos al quid de la cuestión: la tortilla. Ración mediana, sin ser un mazacote ni tampoco una “pulguita” que te ofrecen ahora a precio de local “de lucecitas”. Pero el grosor de la tortilla dejaba mucho que desear. Era un pincho fino, cómo si le hubiese hecho la dieta Dunkan; estaba salado, cómo para pedirte un vaso de agua y pasar el trago; tenía la “tapa” de atún y mayonesa puesta de cualquier modo, sin mezclar una cosa y otra; las “lascas” de patata no eran de la mejor calidad; estaba sin cuajar, pero llegando a un punto de que parecía que comías sopa de “huevina”. En definitiva, unos se llevarán la fama, pero “Quebec” no es de los que carden la lana. Teniendo en cuenta el alto nivel de “tortillismo” local que hay, es increíble que siga gente picando en estos locales.  Para rematar, el precio fue de 2,90 €. Las vistas que tenía eran al parking del ayuntamiento, así que debí pagar una hora gratis para el coche o así, porque es excesivo a cualquier bolsillo.

Dirección: Amos de Escalante; Santander

Cantidad: Es un pincho mediano que te dejará con ganas de más si eres un tripero.
Calidad: más fama que la que en realidad tiene.
Presentación: A todo trapo. No hay que perder tiempo.
Servicio: Cortita y al pie. Muy profesional.
Precio: Más crecido que un madridista tras ganar la copa al Barça.

 

Anuncios

3 pensamientos en “QUEBEC: Referendum sobre el estado de su tortilla”

    1. Hemos confirmado lo que nos veníamos oliendo…el problema (o no, para la empresa) es que no bajan en pedidos.

      Hay gente que todavía sigue prefiriendo el atraco a mano armada de estas mini raciones.

Dinos algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s