In Frutos We Trust

Si hay algo cercano al éxtasis culinario de un buen perolista Casa Frutos en la Vega de Pas es un buen ejemplo. El bueno, bonito, y barato existe.

No es menos cierto que todas las referencias que teníamos eran positivas, y en páginas como Tripadvisor apenas hemos podido encontrar un voto negativo entre un mar de loas y alabanzas sobre todo a la cocina. Si vas de cuchareo, buscas marco incomparable, mantel de cuadros y servicio eficiente sin estridencias, estás en el lugar adecuado.

Pero a lo que vamos porque este post empieza a ser tan empalagoso como un congreso social media, y tampoco es plan.

Nuestro planteamiento fue el de pedir dos entrantes y un plato principal (eramos cuatro personas), regado con Ramón Bilbao y agua (para disimular).

Empezamos con una exquisitas croquetas de jamón. Rebozado correcto, bechamel cremosa y sabrosa, con un tamaño tirando a pequeño pero sin pasarse. Recomendables.

Imagen

Para completar los entrantes apostamos por unas mollejitas rebozadas. La ración era generosa, la textura bastante buena aunque sin llegar a deshacerse en la boca, y quizás estaban un pelín sosas. Si tuvieramos que calificarlas le pondríamos un 7 sobre 10.

Imagen

Con el apetito en plena ebullición entramos en materia, y aquí es donde Casa Frutos empezó a escribir una página inolvidable de cocina tradicional cántabra en su máximo esplendor.

Cocido montañés como el de toda la vida, bien de berza, con la alubia en su punto, quizás corto de morcilla, aunque estaba tan sabrosa que era difícil concentrarse en esos detalles. Cayó el perolo.

Imagen

¿Quieres lechazo? Pues una pieza sabrosa, cocinada en su punto, generosa en su tamaño y nuevamente sin artificios, lo que pone en la carta y punto.

Imagen

El solomillo al queso picón y la pimienta, vuelta y vuelta (tal y como lo pedimos), se derretía en la boca en medio de una explosión de matices carnívoros que hicieron las delicias de los comensales.

Imagen

Y el plato fuerte, la chuleta. De esas que ocupan todo el plato, y de las que está prohibido dejar siquiera los huesos. Difícil elegir cual de los cuatro platos principales estaba mejor.

Imagen

Cuando uno va a estos sitios ya sales mentalizado de casa con que la digestión será larga y dura (como las películas de Nacho Vidal), así que no hay que escatimar calorías. No todos pensamos igual de todas formas, y una perolista se dió de baja en el festín final. Eso sí cayeron tres postres como tres soles. Caseros, potentes y generosos.

Tarta de queso

Imagen

Tarta de queso frito

Imagen

Arroz con leche

Imagen

Todo ello regado con un Ramón Bilbao que cumplió su papel de acompañante y facilitador de la deglución de tanta materia orgánica.

El precio nos pareció más que razonable (90 euros), con un servicio como decíamos al principio eficiente y sin adornos.

Casa Frutos mola.

Dirección: Plaza del Dr. Madrazo, 15; Vega de Pas

Cantidad: No desayunes. Y después date un paseo.
Calidad: Sí.
Presentación: De pueblo, como debe ser.
Servicio: Eficiente.
Precio:sobre 23€ por persona.
Anuncios

Un pensamiento en “In Frutos We Trust”

Dinos algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s